Musements, plataforma de reservas de experiencias de ocio y cultura, ha hecho una selección de los diez museos más peculiares de España. Los museos son indudablemente uno de los reclamos turísticos más importantes y frente a la oferta de pinacotecas y museos que disponen de obras maestras, los museos ‘raros’ han conseguido atraer a un elevado número de turistas. 

Museo de las brujas (Zugarramurdi, Navarra). Zugarramurdi es conocido como ‘El Pueblo de las Brujas’ por un proceso de gran dimensión internacional que acusó a 53 vecinos de brujería y de los cuales 11 fueron condenados a la hoguera. Además de visitar el museo, las Cuevas de Zugarramurdi son un must para conocer el lugar donde se realizaban los ritos paganos y que fueron utilizados por los inquisitores como prueba de actos de brujería.

Museo de saleros y pimenteros (Guadalest, Alicante)Andrea Ludden recopiló durante 25 años ni más ni menos que 20.000 saleros y pimenteros de todas partes del mundo. Un museo único en Europa y que cuenta con una réplica en Tennesse (Estados Unidos). Una recopilación de pimenteros y saleros con formas del todo inverosímiles: pájaros, gallinas, lavadoras… algunos con voz, móviles y otros magnéticos.

Museo del orinal (Ciudad Rodrigo, Salamanca). ”Pesetos” o José María del Arco Ortíz, recopiló durante gran parte de su vida 1.320 orinales de todas partes del mundo. La muestra se completa con una colección de escupideras de lo más interesante.

Museo de carrozas fúnebres (Montjuïc, Barcelona). 13 carrozas fúnebres componen el Museo situado en el cementerio de Montjuïc, única colección de carrozas fúnebres de Europa. Destacan una carroza gótica denominada ”Grand Doumont”, utilizada en el entierro del torero José Gómez Joselito; la carroza imperial utilizada en el entierro de Enrique Tierno Galván; la carroza estufa, que trasladó a personajes destacados como Santiago Rusiñol, Enric Prat de la Riba o el conde de Godó; y la carroza ‘araña’ utilizada por el pueblo.

Museo del Origami (Zaragoza). Primer museo de origami en Europa que reúne la mejor colección a nivel mundial con obras de plegadores como Akira Yoshizawa, Yoshihide Momotani, Eric Joisel o Vicent Floderer. Asimismo, el museo cuenta con talleres de iniciación a este arte.

Museo de miniaturas militares (Jaca, Huesca). 32.000 soldados de plomo componen la colección del museo situado en el interior del castillo de San Pedro. De unas medidas de no más de 20 milímetros cada pieza, repartidos en 23 escenarios históricos, destacan los ejércitos de los faraones, los elefantes de Cartago, las legiones de Roma, los cruzados, la corona de Aragón etc.

Museo del encaje y la blonda (Almagro, Castilla-La Mancha). Desde el siglo XVI el encaje tuvo una gran popularidad en Almagro, extendido por todo el Campo de Calatrava. El encaje de Almagro fue muy reconocido no sólo a nivel nacional sino también mundial y el propio Cervantes hizo alusión al mismo en El Quijote. Desde 2006 se muestra una colección de trabajos realizados con encaje de bolillos, además de organizar eventos y talleres.

Museo del turrón (Jijona/Xixona, Alicante) El museo recoge 500 años de historia de uno de los dulces más antiguos del mundo. Un recorrido por la fabricación, promoción y distribución a lo largo de los siglos del turrón.

Museo del la alpargata (Cervera del río Alhama, La Rioja). Situado en un hotel rural, este museo te permite conocer la historia de la alpargata cuyo origen suponen egipcio. Distribuida en dos plantas, la exposición muestra su historia, cómo se fabrica, qué materiales se utilizan y cuál ha sido su evolución.

Museo del pan (Mayorga, Valladolid). Un museo que recoge la enorme importancia que ha tenido este alimento a lo largo de la historia de la humanidad, su procedencia, elaboración y evolución hasta la actualidad.