El nuevo espacio CASTELLANA 22, situado en plena milla de oro madrileña, abre sus puertas con la primera exposición individual en la capital de la artista Beatriz Dubois (Madrid, 1991).

Titulada Dentro, la muestra exhibe una serie de collages de pequeño y gran formato realizados a partir de su archivo fotográfico personal que ahondan en la problemática de la naturaleza e identidad humanas. Realizados con tres técnicas de collage diferentes, las obras que componen la exposición muestran la facilidad de ruptura del ser humano con la naturaleza y sus orígenes, planteándose qué encuentra cada persona en su interior durante su crecimiento.

La raza humana, cuando nace, se siente una con la naturaleza. A medida que desarrolla la razón y el conocimiento, el hombre moderno se libera de los vínculos primarios y se da cuenta de su condición de individuo. En este proceso de separación, los límites como ente independiente —de la naturaleza y de los demás— llevan al hombre a vivir en constante búsqueda de unión con otros individuos, con el espacio que le rodea y, en el mejor de los casos, con uno mismo.

dentro15b

Ruptura con los orígenes 

En el intento de adaptación a un mundo explorado y al propio ser, el hombre destruye para crear, habita la virginidad de la naturaleza y se apropia de costumbres, patrones, ideas y maneras de ser; salvándose a uno mismo de la experiencia de la soledad. Además, la tecnología y los constantes estímulos de la sociedad que obligan o invitan al cambio, hacen que la humanidad se mueva —física, mental o incluso  virtualmente— de un lado a otro.

Esto provoca que en la mayoría de los casos, el individuo busque lo que necesita fuera de sí y fuera del lugar de nacimiento, pasando a formar parte de colectivos desarraigados de sus orígenes y de sí mismos. Tras la desvinculación del hombre de la naturaleza y la asimilación del yo como individuo independiente, algunos se unen a los demás para conocerse a sí mismos, y otros se autodefinen para unirse a los demás.

En la serie Dentro, Beatriz Dubois ha querido expresar la facilidad de ruptura con la naturaleza y los orígenes del hombre, así como el vacío que siente el individuo cuando busca fuera de sí la solución al sentimiento de soledad. El hombre debe indagar en su propio ‘yo’ para conocer sus raíces humanas, y solo entonces encuentra la satisfacción.