“Con tendencias nos referimos a ideas o corrientes en el arte actual, pero estas pueden ser orientadas hacia un éxito comercial o hacia la legitimación en el museo”. Así comienza Cristina Anglada, asesora en arte emergente de WeCollect Club, su ponencia Al día, nuevas tendencias en los cursos sobre coleccionismo de arte WeCollect Education del Museo Lázaro Galdiano, donde realiza un repaso por el arte más actual seleccionando, según su criterio, las seis tendencias más relevantes para estar al día y no perderte entre las propuestas de los artistas más recientes: Fotografía, Postinternet, Uncreative writing, Pintura, Arte como investigación y Escultura-instalación.

Puedes apuntarte aquí a los 12 cursos sobre coleccionismo de arte (ediciones presencial y online) .

FOTOGRAFÍA

La historia de la fotografía ha estado siempre muy pegada a su utilidad y funciones de archivo, testimonio, veracidad, documentación… “Partiendo del agotamiento valdío que se ha producido en la fotografía, empiezan a surgir muchísimas propuestas investigando qué puede ser la fotografía a día de hoy”.

“Por un lado están aquellas que investigan la propia materialidad –fotografía sin cámara– que analizan cómo a través de la luz o los materiales fotosensibles se pueden generar objetos e imágenes abstractas, recuperando técnicas antiguas como el pictorialismo de Stieglitz, la celestografía de Strinberg o las solarizaciones de Man Ray. Por otro lado, está la corriente de la tridimensionalidad, en la que el papel donde tradicionalmente se había impreso la fotografía deja de ser soporte para hacerse protagonista, puro objeto. La fotografía deja de ser representación del pasado en el presente para entrar a formar parte del presente y a mutar con él”.

Manuel Fernández, Alfredo Rodríguez, Miguel Ángel Tornero, Tere Solar Abboud, Lisa Oppenheim, Brendan Fowler o Andrea Longacre White son algunos de los nombres que están trabajando en estas nuevas tendencias fotográficas.

POST-INTERNET

“Es una etiqueta muy pesada porque en muy poco tiempo la hemos oido muchísimo pero además es muy escurridiza y no tiene una definición concreta”, asegura Cristina Anglada. “Ha sido un término tan polémico como exitoso en muy pocos años, incluso se han hecho hasta retrospectivas en torno a esta tendencia. Muchos la consideran el primer movimiento realmente de vanguardia del siglo XXI”. Esta etiqueta se aplica a prácticas artistas que han ido mutando del netart –arte hecho en red con un carácter antimercantilista y crítico con el sistema del arte–. El postinternet adopta sus reglas pero tiene una convivencia feliz con el mercado del arte y se materializa no solo en el ordenador sino de muchas otras maneras. Según Cristina Anglada, “el cambio se produjo cuando los terminales móviles e internet pasan a formar parte de nuestras vidas 24 horas al día. Eso no podía no afectar a la creación y los artistas más allá de trabajar solo con internet, analizan el cambio brutal que produce en nuestras vidas, a nivel social, político personal… Al principio todo esto tenía unas aspiraciones utópicas de democratización y transparencia pero poco a poco se empieza a ver como una pesadill, una convicencia infeliz entre arte vida e internet”. Es tal el alcance de esta tendencia que hasta existe un museo dedicado casi en exclusiva a este tipo de prácticas, el New Museum de Nueva York, y ha sido el tema protagonista de la última Bienal de Berlín.

Jaakko Pallasvuo, Feréstec, Rafaël Rozendaal, Cory Arcangel o Jon Rafman son algunos de los nombres que trabajan con el Post-Internet.

UNCREATIVE WRITTING

El ensayo Uncreative Writting del teórico poeta y profesor Kenneth Goldsmith es clave para entender muchos de los experimentos que se están haciendo ahora en el ámbito de las artes plásticas. Analiza de qué manera la era digital ha modificado el lenguaje y la escritura y lo conecta con capítulos de la vanguardia. “La era digital ha hecho propiciar que muchas ideas de la vanguardia histórica reaparezcan. Este texto demuestra cómo bajo todo lo visual en forma de películas, imágenes, pistas sonido, etc. solo hay texto, códigos de ceros y unos que pueden propiciar por fin un cambio en la escritura, unos libros que no se leen y una escritura que no se escribe”. La materialidad del lenguaje era uno de esos experimentos de la vanguardia, el lenguaje como material: poesía concreta, situacionismo, détournement o el apropiacionismo, algo muy actual ahora porque habla de cómo nos enfrentamos con toda la información que no para de crecer; la poética del hiperrealismo, asociado con redes sociales, identidades…

María Salgado, Cory Arcángel o Bunny Rogers son algunos ejemplos de artistas representativos de esta tendencia.

PINTURA

Probablemente la categoría con más historia de todas las tendenciasactuales. Es la disciplina que más diversas tendencias agrupa dentro de sí misma y una de las que más presencia tiene en ferias internacionales, museos y centros de arte. “La mejor forma de seguir estas tendencias es estudiar a cada artista en concreto, sus procesos de investigación, el uso que hace de la información, las herramientas de las que se vale, sus archivos digitales, experiencias autobiográficas, las nuevas tecnologías, el rescate de técnicas artesanales, lenguajes abstractos y caligráficos, cuestionamiento de géneros, pintura como objeto…”, las variables son infinitas.

Autores como José Díaz, Santiago Giralda, Bel Fullana, Enrique Radigales, Antonio Ballester Moreno o Alejandra Hernández trabajan en esta tendencia en el ámbito de la pintura.

ARTE COMO INVESTIGACIÓN

Casi siempre se formaliza bajo el terreno del film, el formato corto o medio y acompañado de otras piezas, como instalaciones, pinturas, esculturas, etc. “Es una tendencia reciente que construye nuevas narrativas y que visibiliza aspectos o capítulos de la historia que han estado completamente invisibilizados”, explica Cristina Anglada. Juega con un carácter documental y recupera testimonios o entrevistas, juntándolo con otros elementos de ficción y generando piezas a veces entre el falso documental y el ensayo fílmico. “Esta tendencia tiene mucha más atención a nivel curatorial o museístico que comercial. Son piezas que no buscan un impacto visual rápido pero son muy interesantes y necesarias en el ámbito artístico”.

Mónica Restrepo, Teresa Solar Abboud, Regina de Miguel, Hito Steyerl son algunos ejemplos que representan esta tendencia.

ESCULTURA-INSTALACIÓN

“La instalación es uno de los formatos preferidos de los artistas en la actualidad y también de muchas exposiciones. Al fin y al cabo es desplegar una serie de objetos por el espacio y determinar que eso es arte porque está en un lugar que lo legitima. Cuando se generalizó la instalación en la década de los 80, tenía una visión crítica y antimercantilizable. Ahora, cualquier exposición tiene una instalación, a pesar de tener un mundo dominado por la pantalla hay una clara necesidad de ver y tocar las cosas”.

Desde los 70 se ha hablado de la instalación como la ampliación lógica de los límites de la escultura, es la escultura tomando el espacio, la experiencia artística sea aquí y ahora. Uno de los aspectos más interesantes de esta tendencia es esa exploración sobre un sinfín de variedad de materiales reclamando esa parte táctil”.

Pia Camil, Carlos Fernández Pello, Julia Spínola, June Crespo o Nina Canell trabajan en este ámbito.

Resumen ‘Al día, últimas tendencias’

Más información sobre los cursos WeCollect Education