La Feria Internacional de Arte y Antigüedades FERIARTE cumple 40 años. Cuatro décadas en las que el certamen se ha convertido en el referente del mercado de las antigüedades en España. Su historia y evolución han transcurrido de forma paralela al fortalecimiento del sector del arte antiguo, así como al del crecimiento del gusto y afición del público. En este sentido, FERIARTE ha sido la pieza clave para la generación e impulso de anticuarios y coleccionistas, además de ser una herramienta fundamental para la difusión, promoción y gestión de las antigüedades en nuestro país.

A lo largo de todo este tiempo, esta actividad ha experimentado una importante evolución, transformación y modernización, impulsada por  la celebración anual de esta feria. FERIARTE ha contribuido, entre otros logros, al reconocimiento de la labor realizada por los anticuarios; a la progresiva calidad de las piezas exhibidas;  al prestigio internacional adquirido y a la difusión del elevado valor de nuestro patrimonio artístico. En tan prestigiosa trayectoria ha sido también determinante el compromiso renovado de todos los anticuarios participantes, que con su trabajo diario y su permanente empeño y esmero por mostrar piezas singulares de calidad han convertido a FERIARTE en uno de los certámenes más importantes de Europa.

Ilusiones cumplidas

La dilatada andadura de FERIARTE se inició en noviembre de 1974 en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid, tras dos experiencias anteriores que sirvieron de base para su posterior institucionalización como feria: en primer lugar, la denominada I Exposición de Anticuarios, celebrada en junio-julio de 1966, en el Casón del Buen Retiro, y en segundo lugar Artetur, realizada en el otoño de 1972, en el Palacio de Cristal de la Casa de Campo.

Con el nacimiento de un certamen como FERIARTE se veían cumplidas las ilusiones de un grupo de anticuarios, que, a partir de la realización de estas dos iniciativas anteriores, descubrieron los  beneficiosos resultados del trato directo con el público.

Cuarenta años convirtiendo a Madrid en el centro del mercado del arte antiguo, y las artes decorativas y plásticas –En la Feria desde 1997-. Cientos de miles de exclusivas piezas como Cristal de La Granja, alfombras de Cuenca y de la Real Fábrica Española, escritorios de Vargas (Toledo), mesas, escritorios, plata, cerámica de Talavera y Manises, tallas de los maestros castellanos, y un especial protagonismo de la pintura con obras de artistas como David Teniers; Jan Frans Van Dael; Murillo; Sorolla; Zurbarán; Rubens; Picasso; Dalí o Barceló, entre muchos otros. Los primeros 40 años de FERIARTE ya forman parte de la historia. Una importante trayectoria que no habría sido posible sin la fidelidad de sus expositores y visitantes, cuya presencia incondicional ha contribuido a la consolidación de esta feria.