Bernal Espacio Galería presenta la primera exposición individual en España dedicada a la obra del fotógrafo americano Mike Disfarmer (1884-1959). La muestra reunirá un selecto conjunto de sus fotografías representativas de su maravilloso corpus de retratos. Así como un video del álbum “Disfarmer: Bill Frisell” que el destacado músico de jazz compuso inspirado en su obra.

El conjunto de sus retratos son hoy en día comparados con los del fotógrafo alemán August Sander. “Disfamer: Heber Springs Portraits, 1939-1946” fue para Richard Avedon una de las más maravillosas series de retratos del siglo XX. Actualmente la Fundación FOAM de Ámsterdam está realizando la gran retrospectiva “Disfarmer: The Vintage Prints”, que incluye alrededor de 200 de sus vintages.

Mike Disfarmer (1884-1959) fue un excéntrico fotógrafo americano rural cuyos retratos de estudio de los habitantes de las zonas rurales de Arkansas trascendieron años después de su muerte al ámbito de la fotografía artística.

La obra de Disfarmer responde a la a rmación formulada por Sontag y le diferencia de cualquier fo- tógrafo establecido en un condado agrícola de Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX y que, como él, realizaba retratos a cambio de unos céntimos de dólar. Su historia es un apasionante relato que reúne todos los requisitos: un excéntrico personaje al que le llega el éxito póstumo, la historia de un descubrimiento artístico y la revolución del mercado del arte. Y, lo que es más importante, un conjunto de obras más fascinantes que su historia, con las que capturó de una manera intuitiva y personal, a través del retrato, momentos de nitorios de la sociedad americana como la Gran Depresión y la II Guerra Mundial.

Disfarmer retrató a una sociedad profundamente afectada por la Gran Depresión, logrando de manera inconsciente lo que fotógrafos formados y conocidos como Dorothea Lang, Ben Shahn o Walker Evans realizaron de la mano de la o cina de Administración de Seguridad Agraria. Adquiriendo un rango de veracidad que le situará dentro de la tradición fotográ ca documental norteamericana de primeros de siglo y como icono del retrato clásico americano. Durante los años 50 retrató una sociedad más opti- mista, pero con un negocio ya en decadencia hasta su muerte en 1959.

Su legado artístico fue almacenado por un agente de la zona que había adquirido las placas dejadas por Disfarmer en su estudio. Más tarde las vendería a un periodista y fotógrafo proveniente de Nueva York que había creado una sección sobre fotografías antiguas de la zona en el Arkansas Sun. Como todo aquello que tiene un carácter especial, acaba por salir a la luz y Paul Miller reconoció al instante el potencial de las imágenes, que puso en conocimiento de Julia Scully, entonces editora de Modern Photography magazine. Los dos estudiaron su inmenso legado y publicaron en 1976 un libro al que seguiría una exposición de copias póstumas en el ICP (International Center of Photography).

47_Mke Disfarmer Three Men, Two with Fedoras, 1940s

Su descubrimiento hizo que su retrato directo tuviera una gran in uencia en fotógrafos a partir de los años 70 y que, pese a ser un desconocido en su tiempo, ha marcado la tradición de la fotografía ame- ricana. In uencia reconocida por algunos como Richard Avedon que le cali có como “indispensable” y cuyo eco puede verse en su serie de retratos sobre el oeste americano.

Su historia también nos desvela los entresijos del mercado del arte. En cuanto su obra se hizo pública en 1976, ansiosos marchantes y coleccionistas viajaron en busca de impresiones de época. Pero se encontraron con un pueblo descon ado y las puertas cerradas. Es en 2004 cuando una pareja pro- veniente de Cleburne County, sabedora de lo que guardaban sus álbumes familiares, contactaron con el coleccionista Michael P. Mattis que emprendió, esta vez ayudado por gente local, una búsqueda por los álbumes de las familias de la zona, negociando y adquiriendo una gran cantidad de impresiones de época que hoy en día pueden contemplarse en exposiciones y han adquirido un mayor precio en el mercado.

El conjunto de obras presentadas en Bernal Espacio Galería, son un buen re ejo de la prolífera produc- ción de Mike Disfarmer, en la que la selección subjetiva crea el discurso. Un discurso que retrata a su complejo autor a través de los distintos per les que habitaban su comunidad y la ambivalencia afectiva que sentía hacia ella. Pese a no sentirse identi cado, fue el mejor cronista de su tiempo.